‘Lord’ Puña, el ídolo de la afición alteña en Always



Cada que Eduardo Puña toca el balón, va a la marca, se proyecta o simplemente participa de una acción de partido, el aficionado de El Alto lo aplaude, lo alienta y vitorea. Resulta que desde que luce la camiseta de Always Ready hay una química entre el volante y los aficionados alteños de Villa Ingenio.

Lord Puña —tal como le llaman sus compañeros y la afición, en referencia a los caballeros de antes y a su linaje— se ha ganado el cariño de los hinchas por su sencillez, laboriosidad y su imagen particular del pelo largo, lacio y estatura mediana.

“Un amigo médico del club me dijo que tengo empatía con la afición de Villa Ingenio, ya sea que juegue bien o mal; muchos de ellos se identifican con mi entrega, mi lucha en la cancha y hasta con el físico, con el estilo que tengo”, asegura el tarijeño, que en este 15 de abril, efeméride tarijeña, se acuerda de ilustres como Ovidio Messa y Carlo Aragonés, aunque su ídolo era Nicolás Trujillo, también por la sencillez y entrega.

“Solamente” fue campeón de asociación, pero no nacional, y por eso mismo se admira del cariño que le tienen.

Los hinchas en Villa Ingenio le comparan con aguerridos jugadores de villas y de ligas zonales en El Alto, porque es bastante corredor y fuerte, a pesar de su estatura.

“Eso me dijeron, que los changos futbolistas de las ligas son bastante correteadores, chatitos y fuertes. Cuando hablo con los hinchas, siento su apoyo, eso fue desde el primer partido”, según Puña.

Se siente “un bendecido”, porque sostiene que Dios le envió esa suerte, que la afición lo quiera tanto como a William Ferreira o Marcos Ovejero u otros compañeros que son famosos y tienen títulos, mientras él es de perfil bajo.

“Él dispone y Él me bendice con el cariño de El Alto. La gente se me acerca, me habla, me pide fotos, también a mis compañeros, quienes me dicen que se acercan más a mi persona, por eso me llaman Lord (caballero en inglés) en broma, porque dicen tengo más popularidad que otros en El Alto”, agrega el volante.

Cuando escucha que la hinchada le alienta, él se motiva más, siente que le manda señales de cariño, que le aumenta la confianza y tiene ganas de retribuir ese respaldo.

“Me provoca motivación, aumenta mi capacidad, despliego más mi juego y si eso es bueno para mi equipo, yo no tengo problema en seguir”.

Puña considera que la gente se dio cuenta de que es humilde, que tiene su personalidad y su entrega. “Yo no me olvido de donde vengo, de una familia muy humilde. Tengo a mi tío sereno del estadio, mis tías sandwicheras. Mis compañeros también son así”, explica.

Efectivamente en Villa Ingenio todos los jugadores de Always Ready son apreciados, pero con Puña hay un reconocimiento especial y así se lo hace sentir la gente.

“Me siento como uno más de El Alto; fui varias veces a la feria 16 de Julio y estoy como en casa, porque la gente es trabajadora y humilde”, recalca el tarijeño Puña.

Consultado sobre el look de su cabello largo y lacio, afirma que es su estilo, aunque pase de moda. “Yo soy feliz así. Los changos que me digan todo: anticuado, chascoso, pelo de escoba, me repiten miles de veces ‘buscate peluquero’, pero yo no voy a cambiar, lo importante es que rinda como futbolista”.

“Con o sin pelo, Puña no da por perdido un balón” y le agradece al técnico Julio César Baldivieso haberle dado su voto de confianza.

“Le agradezco al profe por darme la oportunidad de seguir en primera. No voy a defraudar, quiero ayudar a llevar al Always lo más arriba”.

Se autodefine como un lateral o volante por derecha, con mucho recorrido en cancha, y que no sabe de pelota perdida porque se prepara con un plus para cubrir largos recorridos.

“Estoy muy feliz en Always, me toca vivir su etapa de resurgimiento y dar pelea a los equipos. Sueño con lograr cosas importantes y sé que se nos va a dar”.

Puña con la camiseta de la banda roja en el estadio de Villa Ingenio. Foto: Miguel Carrasco

Un chapaco con 15 años en el fútbol

Eduardo Puña asegura que en la semana trabaja como futbolista amateur, con muchas ganas, para los domingos jugar como un profesional y que esa filosofía la tiene desde que debutó a nivel profesional hace 15 años. Nunca la cambió.

“Debuté en Aurora con 17 años, fue con el profesor Félix Berdeja”, quien por su despliegue lo hizo jugar como lateral.

De niño, por seguir a su hermano mayor Armando Puña, quien jugó en la Asociación tarijeña, terminó siendo futbolista profesional gracias a su persistencia.

Comenzó en la escuela deportiva García Ágreda, después pasó a Universitario y luego a Ciclón. Estuvo en las selecciones de Tarija: Sub-15, Sub-17 y Sub-20.

Como una autocrítica, asegura que le observaron que juega un tanto desordenado, situación que él toma en cuenta y corrige. “Yo escucho y agarro de buena manera las críticas. Quiero aprender más y busco hacer mejor las cosas con nuevos conceptos”.

“En todos los equipos siempre disputé un puesto y comencé desde abajo hasta ser titular. Buscaba tener un plus y que me critiquen por fallar algo, no por flojera”.

Piensa que esa su entrega, constancia y particularidad de juego lo han llevado a que siempre tenga un equipo en donde jugar.

Puña estuvo en Guabirá, en Destroyers, donde probó fortuna, aunque le fue mejor en equipos del suroeste como Petrolero y Real Potosí. Y ahora en Always Ready.


Comentarios